La maldición de Los Beatles


En 1957 John Lennon y un amigo crean en Liverpool, Inglaterra, un grupo de rock llamado The Black Jacks, que luego se llamó The Quarry Men. Ese mismo año conoce a Paul, quien le presenta a George. De esta unión germinará un insólito fenómeno mundial de masas. Luego adoptan el nombre de Silver Beatles hasta que en 1960, en la ocasión de una gira por Hamburgo pasan a llamarse The Beatles. Inicialmente el grupo fue formado por John Lennon (voz y coros), Paul McCartney (voz y coros), George Harrison (guitarra y coros), Stuart Sutcliffe (bajo y coros) y Pete Best (batería). En 1962 Ringo Starr reemplaza a Pete Best. Poco después, Sutcliffe se retira. Ese mismo año graban su primer disco, comenzando así el camino del éxito. En 1964 Ed Sullivan los presenta en su show televisivo de amplia audiencia que los catapulta hacia la fama mundial. Después ruedan su primera película y comienzan una larga gira seguida por el lanzamiento de varios exitosos álbumes. Actúan en varias regiones del planeta alcanzando gran éxito y, junto a la fama, llega el dinero y la gloria. Es tanto su éxito que la Reina de Inglaterra los designa Caballeros de Honor del Imperio Británico. Pero, la gloria no llega sola sino acompañada por drogas, disputas y reconciliaciones. En 1967 fallece por una sobredosis Brian Epstein, su descubridor y manager; y en 1969 Lennon decide abandonar el grupo por diferencias con Paul. Los Beatles se disuelven causando conmoción entre sus fans, y a pesar de que seguían vendiendo millones de discos. El sueño hecho realidad se desvanece en una forma misteriosa y en Abril de 1970, Lennon pronuncia el epitafio de la época prodigiosa expresando: "El sueño se ha desvanecido". Para los creyentes del esoterismo, “fuerzas malignas cayeron sobre quienes una vez se burlaron de Dios diciendo que ellos eran más conocidos y queridos que Jesucristo” y que "la Cristiandad desaparecerá". ¿Era la disolución un castigo divino, o el presagio de una maldición que posteriormente caería sobre ellos? Sea lo que fuere, años después, en 1980 Lennon es asesinado de siete balazos en Nueva York (según la Cábala, el 7 es un número sagrado), y en 2001 Harrison muere de cáncer de pulmón, sufriendo una metástasis que se extiende hacia la garganta y le causa inmenso dolor. Antes intenta asesinarlo un maníaco que curiosamente repetía las influencias satánicas del que mató a John. Pero allí no terminan los malos ratos. Ringo Starr es presa de gran dolor familiar; su joven esposa muere de leucemia y una de sus hijas sufre de un tumor cerebral. En cuanto a Paul, tras confesar haber encontrado la felicidad con su esposa Linda, esta muere también de cáncer. En varias ocasiones él ha declarado que cree en el más allá y que recibe mensajes de su ex compañera desde el mundo de los espíritus. Otro hecho que llama la atención es que estando en Hamburgo, en una ocasión John Lennon golpeó repetidamente en la cabeza, con un garrote, a Stuar Sutcliffe, quien meses después muere de una hemorragia cerebral. Observemos ahora las definiciones de algunos diccionarios sobre la palabra escarabajo (Beatle): “Insecto coleóptero de cuerpo deprimido que se alimenta de estiércol; Imperfección de un tejido; Persona pequeña de cuerpo y de mala figura; Letras y rasgos mal formados, torcidos y confusos”. ¿Existirá alguna relación con todo esto? Veamos, una sentencia egipcia señala que el escarabajo propicia buena suerte a su portador porque comunica el mundo de los hombres con los dioses, pero también es portador de mensajes de los muertos. “Desde temprano, el cuervo negro de la muerte y la desgracia rondan sobre las personas que lo portan”. ¿Por qué extraña razón escogieron ese nombre? ¿Conocían sus misteriosos designios? ¿Lo usaban a manera de talismán como el viejo escarabajo del Nilo sobre los mortales? Aunque para los escépticos pocas similitudes esotéricas guarde el negro insecto, según los egipcios, éste tomó del ancestral el servir primero a sus portadores para comunicarse con los dioses de la fama, y luego terminar ligándose al precio que exige la suerte... la muerte y el dolor. La maldición sobre Lennon continuó con todo tipo de miserias y dolores que le hicieron declarar a la revista Rolling Stone cuan mal le iban las cosas, culpando de ello "a lo que sea que esté allá arriba" (refiriéndose a Dios). La maldición continuó hasta que fue asesinado. Asimismo, después que Harrison dijo en un video “Yo represento la divinidad del hombre", se le diagnosticó cáncer de garganta. Hace poco Mc Cartney declaró: “Practico el satanismo y la magia negra y hago obras de beneficencia, creyendo compensar la maldición que pende sobre mi persona y que tomó la vida de mi esposa”. Igual que otros que alcanzaron la celebridad, sobre los Beatles cayeron una suerte de desgracias que vistas por separado no parecen enigmáticas, pero que juntas dan la sensación de una terrible maldición.
insolitohz@gmail.com

3 comentarios:

  1. gracias por esa información me sirvió arto:D

    ResponderEliminar
  2. ooooooooo que muertes tan raras

    ResponderEliminar
  3. Paul Mccartney también murió en el año 1966, esta mas que demostrado, incluso científicamente, quizás venga de ahí la extraña maldición y las muertes de los demás miembros.Yo pienso que ellos querían decir la verdad, pero el hombre que suplanto a Paul no estaba de acuerdo y algo paso.

    ResponderEliminar