¿Apocalipsis o complot para destruir el mundo?

Terremotos, erupciones volcánicas, huracanes, inundaciones, ciclones, glaciares, tsunamis, deslizamientos, tifones,  oleajes tempestuosos, tornados, heladas, granizadas, olas de frío o de calor, nevadas, temporales de invierno, avalanchas, derrumbes, aluviones, aludes, tormentas, lluvias de granizo, sequías, tormentas de arena, incendios forestales,  tormentas de nieve,  mareas rojas (aparición en la superficie de las aguas de especies marinas que son portadoras de toxinas y otras devastadores catástrofes cada vez ocurren con más frecuencia en nuestro planeta.  ¿Son estas catástrofes indicio de que la humanidad se está acercando a sus últimos días? ¿O son consecuencias de una criminal conspiración mundial para acabar con gran parte de la población del planeta? En los últimos tiempos el mundo atraviesa quizás por su más grave crisis económica mundial y sufre terribles y devastadores terremotos que provocan tsunamis capaces de borrar  a ciudades enteras de la faz del planeta; crisis nucleares, revueltas en el mundo árabe, guerra en Libia, fuertes protestas en diversas ciudades de varios países, con lamentables saldos de muertos y heridos. Estos frecuentes hechos extraños e inexplicables pareciera que nos acercan a las últimas horas del reloj del Apocalipsis, lo que angustia hasta a los más incrédulos, razón por la que una descomunal búsqueda de información relativa a estos sucesos se está generando actualmente en Internet, donde los artículos relativos a esta preocupante situación mundial alcanzan el increíble número de casi 900.000 trabajos informativos que se refieren al fin del mundo, amén de que la gente ávida de este tipo de información también acude a foros especializados, conferencias, simposios y talleres que se han convertido en citas obligadas para los estudiosos de tal creencia. Los cada vez más frecuentes desastres naturales producto de lo que pareciera una Naturaleza enfurecida y desencadenada que ha desatado una descomunal y gigantesca fuerza destructora se han sentido a través de terremotos combinados con maremotos, como uno de los más recientes que ocurrió en Japón, el país del Sol naciente, cuando un sismo de magnitud 8,9 de la escala Richter -no alcanzada hasta entonces - asoló el noreste de la isla, originando en el mar una ola gigantesca de 10 metros de altura que arrasó con carreteras, pueblos enteros, barrios, edificios, calles, vías de comunicación, barcos y aviones en tierra, lo que pudimos  contemplar atónitos millones de personas en las imágenes trasmitidas a través de la televisión y que tuvo múltiples réplicas y provocó casi diez mil muertos, dejando una estela de destrucción y desolación.
Observando esos desastres, si leemos el mensaje bíblico referido al Apocalipsis ¿Podríamos preguntarnos si tales catástrofes podrían considerarse como un signo luctuoso precursor del Armagedón o el mítico fin de los tiempos que cita que la Tierra ya fue destruida en tiempos antiguos? He aquí una cita de la Biblia: "Se produjeron relámpagos, estampidos y truenos y un terremoto tan violento que desde que hay hombres en la Tierra no se ha producido terremoto de tal magnitud. La gran ciudad se hizo tres pedazos y las capitales de las naciones se derrumbaron”.   Tal descripción no dista mucho de lo que acontece actualmente en nuestro mundo: terremotos en Chile, Haití, Francia, Perú, Bolivia,  Japón, Alaska, Rusia, Indonesia, Ecuador, Islas Kuriles, India, China, Siria, Sumatra, Irán, Italia, Caucasia, Paquistán,  y México, por sólo citar algunos países porque si nos ponemos a detallar nos faltaría espacio. Ante el alarmante aumento de estos supuestos desastres naturales, muchas voces calificadas han comenzado a lanzar advertencias acerca de supuestas teorías de conspiración con fines destructivos de la población mundial. Algunas de esas advertencias han sido efectuadas por gente como el periodista Sharon Weinberger, quien calificó al Programa de investigación HAARP, conocido supuestamente como Máquinas para modificar y controlar el tiempo; como  “El Moby-Dick de las conspiraciones”. Del mismo modo, el informático David Naiditch ha culpado a HAARP de ser el causante de grandes catástrofes que han devastados países como Afganistán y Filipinas “con claros fines terroristas”. Si buscamos información referente a HAARP nos encontraremos con definiciones como: “HAARP, modificación del clima, controlar la temperatura, ionosfera, tiempo, Tesla, ondas electromagnéticas, armas meteorológicas”. Quizás a la mayoría de la gente no le sean conocidas estas siglas que pertenecen a un misterioso programa de la Fuerza Aérea norteamericana, cuyas siglas HAARP, High Frequency Advanced Auroral Research Project, traducidas al español son: Programa de Investigación de Aurora Activa mediante Alta Frecuencia; una iniciativa  científico-militar de investigación sobre la ionosfera, financiado por la Fuerza Aérea y la Marina de los Estados Unidos, cuyo objetivo supuestamente es estudiar las propiedades de la ionosfera y potenciar los avances tecnológicos que permitan mejorar su capacidad a fin de favorecer las radiocomunicaciones y los sistemas de vigilancia (tales como la detección de misiles); cuyas actividades se realizan en la HAARP Research Station, una instalación situada cerca de Gakona, en Alaska, al oeste del Parque Nacional Wrangell-San Elías. El principal dispositivo de la Estación HAARP es el Ionospheric Research Instrument (IRI), un potente radiotransmisor de alta frecuencia que se emplea para modificar las propiedades de la ionosfera. Los procesos que ocurren en dicha zona son analizados mediante otros instrumentos, tales como radares UHF, VHF y de sondeo digital y magnetómetros de saturación y de inducción.
La patente de esta descomunal arma letal la registró a mediados de los años 80 el doctor Bernard Eastlund, científico de la Universidad de Columbia; como "Método y sistema para alterar una región en la atmósfera (Ionosfera), pero no todos los efectos previstos tenían una finalidad altruista. En uno de sus apartes, la patente de Eastlund contiene párrafos reveladores, tales como: "Este invento nos permite poner en la atmósfera cantidades sin precedente de potencia en lugares estratégicos y mantener el nivel de inyección de potencia, particularmente si se utilizan pulsaciones aleatorias, en una manera mucho más precisa y mejor controlada que los sistemas existentes, particularmente, el sistema de explosiones de armas termonucleares a diferentes magnitudes y alturas.  Es posible no sólo interferir con las comunicaciones de terceras personas sino además tomar ventaja de alguna de estas corrientes para llevar dentro de ellas una red de comunicaciones cuando las comunicaciones del resto del mundo están caídas”. Es decir, para el inventor del sistema, lo que es usado para cortar toda comunicación es al mismo tiempo usado como sistema de comunicación.  "Grandes regiones de la atmósfera pueden ser levantadas de tal forma que genere magnitudes enormes inesperadas de fricción en misiles en movimiento, produciendo de esta forma su destrucción en el aire. También es posible modificar el clima en una región determinada, por ejemplo, alterando los patrones de viento en la alta atmósfera y los patrones eléctricos generadores en la ionosfera. Se pueden presentar modificaciones moleculares de la atmósfera de tal forma que se puedan observar efectos positivos, ya que, además de modificar las moléculas de la atmósfera, el sistema estaría en la capacidad de incrementar la presencia de algún componente en particular. Por ejemplo, sería posible incrementar artificialmente el nivel de ozono o nitrógeno en una región determinada”. La Estación HAARP comenzó a funcionar en 1993 y el IRI desde 2007. A partir de 2008, HAARP había incurrido en gastos de 250 millones de dólares financiados con impuestos de los ciudadanos norteamericanos. Según las personas que investigan este programa, las mismas han podido evidenciar que HAARP desarrolla sus actividades bajo un total misterio en unas instalaciones militares fuertemente custodiadas, protegidas y vigiladas por efectivos del ejército norteamericano y en donde están terminantemente prohibidas cualquier tipo de visitas. En esas instalaciones funcionan 180 antenas distribuidas en 15 columnas de 12 unidades cada una. que en conjunto actúan como una sola antena que emite 1 GW, es decir, un billón de ondas de radio de alta frecuencia, las cuales penetran en la atmósfera e interactúan con la corriente de los electrojets aureal (electricidad flotando sobre la Tierra) y al depositar energía en ella se cambia el medio, cambiando la corriente y generando ondas LF (de baja frecuencia) y VLF (de frecuencia muy baja); ya que HAARP tiene entre sus objetivos acercar el electrojet a la Tierra a fin de aprovecharlo en una gran estación generadora y de esta forma enviar haces de radiofrecuencia dentro de la ionosfera. Los electrojet afectan al clima global y algunas veces durante una tormenta eléctrica llegan a tocar la Tierra, afectando a las comunicaciones por cables telefónicos y eléctricos, la interrupción de suministros eléctricos e incluso alteraciones en el estado del ser humano. Además, HAARP funciona como el más potente y más grande calentador ionosférico del mundo. Se trata de la más sofisticada arma geofísica construida por el hombre. ¿Para el bien o para el mal? La sola idea de que todas esas antenas estén lanzando un billón de ondas de radio de alta frecuencia  a la ionosfera es para poner nervioso a cualquiera; razón por la cual el científico Nick Begich y la periodista Jeanne Manning, tras realizar una minuciosa investigación sobre HAARP, esta dio como resultado la publicación del libro "Los ángeles no tocan esta arpa”,  en el que los autores plantean inquietantes hipótesis. Entre otras, la que citamos seguidamente: “El Programa HAARP puede generar las peores consecuencias para nuestro planeta. Incluso peores que los efectos de las pruebas nucleares”. Los mismos autores afirman en su obra que los poderes militares de Estados Unidos engañan intencionadamente al pueblo mediante sofisticados juegos de palabras y una desinformación exagerada.
“HAARP ha sido presentado a la opinión pública como un programa de investigación científica y académica. Sin embargo, los documentos militares parecen sugerir que su objetivo principal es explotar la ionosfera para propósitos del Departamento de Defensa”, señala el libro en cuestión. Y como era de presumir, dicha publicación levantó una gran polémica en Estados Unidos acerca de la auténtica naturaleza de esas pruebas y las posibles consecuencias de las mismas en el delicado equilibrio de la atmósfera. El doctor Begich ha estado investigando por más de quince años todo lo concerniente a HAARP, e incluso, ha presentado una prueba en miniatura  de los efectos del mismo ante el Parlamento Europeo, explicando la forma cómo funciona y cómo puede cambiar el clima, producir terremotos, derribar aeronaves, producir voces en las personas y controlarlas mentalmente y, de esta manera, emprender guerras silenciosas contra personas o países. Pruebas del presunto control mental denunciado por Nick Begich  pueden ser vistas y oídas en seis videos en You Tube escribiendo: Proyecto HAARP - Jesse Ventura. En dichos videos Begich es entrevistado en el programa televisivo de Jesse Ventura, ex gobernador de Minnesota durante el período 1999/2002, quien también ha llevado a cabo una serie de investigaciones sobre este caso, motivado por una carta que recibió de un congresista de Alaska. Begich, quien  es hijo de un ex congresista norteamericano y hermano de un senador de los Estados Unidos, obtuvo su doctorado en Medicina en la Open Internacional University for Complimentary Medicine, en Sri Lanka. Fue presidente del Consejo de Profesores de Alaska, por más de dos años y además, presidente del Instituto Laico de Tecnología, con sede en Texas. Desde 1994, él y un grupo de científicos que le acompaña se han dedicado a investigar el misterioso Programa HAARP,  encontrando documentos de la fuerza aérea que muestran unos estudios de los prominentes científicos Zbigniew Brzezinski y Gordon J.F. MacDonald, en los cuales se estudia a fondo el uso de radiación electromagnética similar a la usada en HAARP y su efecto en dos aspectos fundamentales como la modificación de los patrones de clima debido a la alteración de las corrientes Electrojet en la ionosfera y el cambio en el comportamiento de los seres humanos.  “El deseo de controlar el clima no es nuevo para el gobierno norteamericano, ya en Vietnam se utilizaban métodos para crear lluvias”. Según Begich, antes de meterse en el Programa HAARP, el gobierno norteamericano investigó en sistemas basados en el manejo de láser y de químicos para crear armas similares. “También intentó llevar a cabo el proyecto Argus Prime, con el objeto de crear una máquina capaz de producir terremotos. Todos estos proyectos forman parte del proyecto maestro de la Fuerza Aérea conocido con el nombre de SPACECAST 2020”.  Recomendamos a nuestros lectores ver en You Tube los mencionados videos y otros relativos a este caso. Para ello deben escribir: Proyecto HAARP y después sacar sus propias conclusiones. Mientras más gente conozca sobre estas investigaciones quizás se podrá llegar a conocer la verdad o qué es lo que se trata de ocultar. ¿Es HAARP realmente un programa que intenta manipular el mundo o se trata de un exceso de imaginación de algunas personas? Hace algún tiempo, su propio creador,  el físico y doctor Bernard Eastlund sostenía:  “Se trata del mayor calefactor ionosférico jamás construido, capaz de inutilizar aparatos de radio, equipos instalados sobre naves espaciales y cohetes, provocar serios accidentes en las redes eléctricas, dañar oleoductos y gasoductos, e incluso, ocasionar daños cerebrales en las personas e inducirlas a la locura”.
Otra de las personalidades científicas que se han atrevido a denunciar el Proyecto HAARP es Rosalie Bertel, doctorada en biometría en 1966 en la Universidad Católica de América, en Washington;  epidemióloga ambiental durante más de tres décadas, quien sirvió cuatro años como consejera científica en el programa de los efectos sobre la salud del ecosistema de la Comisión internacional de los Estados Unidos - Canadá. La doctora Bertell, quien se ha destacado por su gran labor humanista en beneficio de las víctimas de la contaminación industrial, tecnológica y militar es reconocida internacionalmente por sus trabajos sobre el cáncer y, particularmente, sobre la leucemia en relación con la contaminación radiactiva, ha pasado su vida denunciando los efectos de la contaminación radiactiva, trabajando para la promoción de la paz, de la justicia y de un mundo mejor. La doctora Bertell formó parte de la Comisión Médica Internacional que investigó las consecuencias del desastre de la Unión Carbide en Bhopal, considerada como la mayor catástrofe química de la historia. También formó parte de la Comisión Médica Internacional sobre la tragedia nuclear de Chernobyl. Esta eminencia mundial científica sostiene: “El Proyecto HAARP forma parte de un sistema integrado de armamentos, que tiene consecuencias ecológicas potencialmente devastadoras. HAARP se relaciona con cincuenta años de programas intensos y crecientemente destructivos para controlar la atmósfera superior. Sería tonto no asociar HAARP con la construcción del laboratorio espacial que ha sido planeado separadamente por los Estados Unidos, ya que es parte integral de una larga historia de investigación y desarrollo espacial de naturaleza militar deliberada. Las implicaciones militares de la combinación de estos proyectos son alarmantes... La capacidad de la combinación HAARP/Spacelab/cohete espacial de producir cantidades muy grandes de energía en cualquier parte de la Tierra, comparable a una bomba atómica, por medio de haces de láser y partículas es aterradora. El programa ha sido "vendido" al público como un escudo espacial contra la entrada de armas al territorio nacional o, para los más ingenuos, como un sistema para reparar la capa de ozono”. Pruebas científicas recientes revelan que HAARP está en total funcionamiento y tiene la capacidad de provocar inundaciones, sequías, huracanes y terremotos. “Desde el punto de vista militar es un arma de destrucción masiva”. Es importante señalar que en febrero de 1998, en respuesta a un informe de la diplomática Maj Brito Theorin (miembro del Parlamento Europeo, en representación de Suecia y defensora de la paz), el Comité del Parlamento Europeo de Política de Relaciones Exteriores, Seguridad y Defensa, celebró audiencias públicas en Bruselas sobre el Programa HAARP, catalogando su repercusión de esta forma: “Este Comité considera el Programa HAARP en relación a sus trascendentes efectos para el medio ambiente, como una inquietud mundial y exige que un organismo internacional independiente examine sus consecuencias jurídicas, ecológicas y éticas. Este Comité lamenta la reiterada negativa del Gobierno de los Estados Unidos a prestar declaración ante la audiencia pública sobre los riesgos ambientales y públicos de dicho programa”.  Sin embargo, la solicitud del Comité de que se redactara un Libro Verde sobre los efectos medioambientales de las actividades militares, fue rechazada con toda tranquilidad, alegando que la Comisión Europea carecía de la jurisdicción necesaria para ahondar en los vínculos entre el medio ambiente y la defensa. Como se evidencia, Bruselas tenía mucho interés de evitar un enfrentamiento con Washington. Según algunos denunciantes, en la actualidad HAARP podría ser utilizado por el Ejército de los Estados Unidos para modificar selectivamente el clima de una “nación hostil” o “un Estado renegado”, con vistas a desestabilizar su economía. El programa es tan controvertido como peligroso. Sus defensores alegan una serie de ventajas de carácter científico, geofísico y militar, pero sus detractores están convencidos de que podría tener consecuencias catastróficas para nuestro planeta, desde arriesgadas modificaciones en la ionosfera, hasta la manipulación de la mente humana. Una posibilidad que no se debe descartar, sobre todo a tenor de las opiniones de científicos de la Universidad de Stanford, quienes aseguran que el clima mundial podría ser controlado mediante la transmisión de señales de radio relativamente pequeñas, puesto que por resonancia, pequeñas señales activadoras pueden controlar energías enormes. La evidencia científica demuestra que HAARP tiene una gigantesca capacidad de desencadenar terremotos, huracanes, inundaciones, sequías y otros desastres. Entiéndase, una gran manipulación de la atmósfera, a la vez que puede distorsionar la ionosfera. De ahí su peligrosidad para fines militares ya que puede desviar aviones, misiles, provocar lluvias radioactivas, cambiar o desplazar la ionosfera, provocar un caos en las comunicaciones mundiales, modificar la absorción de los rayos solares, aumentar las concentraciones de ozono y nitrógeno, afectar negativamente a las personas, manipular gravemente sus cerebros o convertirse en un perfecto sustituto de las bombas nucleares, es decir, un arma limpia, que le permitiría dominar el mundo a su antojo.
El gran peligro del Programa Haarp es que se desconocen las consecuencias que supondría enviar tanta energía hacia la ionosfera”. Tal premisa la plantea la científica estadounidense Elizabeth Rauscher, astrofísica nuclear, miembro del Laboratorio Nacional de Berkeley y del Laboratorio Lawrence Livermore, profesional consultada regularmente por la NASA y por la Marina de los Estados Unidos. A inicios de los años 80, la doctora Rauscher desarrolló junto con su esposo, el doctor William Van Bise,  un detector de campo magnético sensitivo para monitorear el campo geomagnético y las pulsaciones y resonancias asociadas a las excitaciones ionosféricas. “Existen pruebas de que en algunos casos las ondas cerebrales de las personas pueden sincronizarse con el ritmo de las ondas electromagnéticas generadas en la ionosfera. Cuando las personas dicen que presienten un sismo inminente u otros eventos planetarios, cuando el clima cambia, es posible que puedan estar reaccionando frente a señales físicas reales que ocurren dentro del campo de la Tierra previo al evento”. Por su parte, Bárbara Zickhur, miembro de la Liga anti-Haarp, compara a los científicos y militares que están detrás del proyecto con niños que juegan con un palo afilado tratando de despertar a un oso dormido, sólo para ver qué podría pasar. La mente humana funciona a través de diversas frecuencias mediante los siguientes estados: DELTA (0,2 a 3,5 Hz de frecuencia), THETA (3,5 a 7,5 Hz), ALFA (7,5 a 13 Hz), BETA (13 a 28 Hz) y RAM ALTA (+ de 28 Hz). El estado BETA es aquel en que nos encontramos los seres humanos habitualmente durante el día. El ALFA es relajación; THETA es de vigilia; DELTA es el del sueño profundo; RAM ALTO es de confusión, stress y angustia. De este modo, si perturbamos la frecuencia de la mente podríamos hacer que los soldados no combatieran o que estuvieran estresados durante días. Tal situación se dice que ocurrió en Irak antes de la invasión. Derivado de ello, la Guardia Republicana que había peleado siete años ferozmente contra Irán, se entregaba mansamente, después ya no se pudo, pues ya estaban los soldados norteamericanos dentro y si se irradiaba, irradiaban también a los suyos. En Agosto del 2002, el Duma (consejo consultivo) ruso elevó oficialmente una seria advertencia ante el presidente Vladimir Putin sobre el Programa HAARP. En la denuncia aparecía el planteamiento siguiente: "Los Estados Unidos han creado nuevas armas geofísicas integrales que pueden influenciar el medio cercano a la Tierra con ondas de radio de alta frecuencia. La importancia de este salto cualitativo puede ser comparada con el salto de pasar de las espadas a las armas de fuego, o de pasar de las armas convencionales a las sofisticadas armas nucleares. Este nuevo tipo de arma se diferencia de diseños previos en el que utiliza el medio ambiente como arma y sus efectos resultarían devastadores para los seres humanos”. El HAARP es un sistema capaz de manipular y trastornar los procesos mentales humanos mediante la radiación pulsada de frecuencias de radio sobre extensas zonas geográficas. El material más completo sobre esta tecnología se encuentra en los escritos de Zbigniew Brzezinski, ex Consejero de Seguridad Nacional del presidente Carter y con J. F. Mac Donald, consejero científico del presidente Johnson. En ellos se informa sobre el uso de los transmisores de energía para la guerra física y medio-ambiental y sobre cómo pueden afectar negativamente la salud y el pensamiento humano. Es mas, los sistemas electromagnéticos podrían ser empleados incluso para provocar trastornos fisiológicos de importancia moderada o grave, tales como distorsiones perceptibles y/o desorientación y hasta para estimular las capacidades paranormales de determinados individuos. Otro de los documentos descubiertos por el doctor Beguich pertenece a la Cruz Roja Internacional. En dicho documento, este organismo advierte acerca de los efectos perniciosos de la energía radiada. Incluso, deja constancia de las bandas de frecuencia que generan estos efectos, que (¿casualmente?)  se corresponde con las gamas que puede transmitir el Programa HAARP. HAARP es un programa basado en armas de destrucción masiva. Cuenta con tres armas principales que componen su sistema. La primera, Componente espacial: HAARP militarizado sobre la ionosfera de la Tierra; la segunda, HAARP de Aire, con componentes de consolidación basado en Chemtrails, y, la tercera, HAARP usa como reflector de la frecuencia de la Tierra y de la base espacial  algo semejante a un sistema binario de armas contra la población humana. Con base en Tierra de componente: las estaciones de Tierra HAARP, energía HAARP (Alaska, Groenlandia, Noruega y Australia). Además, tiene numerosas aplicaciones reportadas como un sofisticado sistema de armas: SDI (Iniciativa de Defensa Estratégica) por armas de radiofrecuencia. La guerra de medio ambiente. El tiempo y la guerra de terremotos. Sistema de batalla espacial. Sistema de Defensa de Misiles. Energía escalar para la guerra contra la Tierra y objetivos de la población, incluyendo las ciudades, polígonos industriales, edificios, poblaciones e individuos. Armas electromagnéticas ELF (hipocampos de frecuencias) con el acoso y la manipulación del estado de ánimo de las poblaciones objetivo y los individuos. Biológicas y armas binarias contra la población (con trazas químicas de componentes metálicos). Las imágenes PSYOPS electromagnéticas integradas con el Proyecto Blue Manga. (Hologramas de Proyección).  
Para facilitar que las ondas de baja frecuencia lleguen a todos los rincones de la Tierra se utilizan torres de repetidores de frecuencia (Torres Gween) y Bario que es un metal electro-conductor con el que rocían los cielos de todo el planeta mediante Chemtrails, que producen en las personas alergias, asma, insuficiencia bronco-respiratoria, neumonías y bronquitis, así como otros tipos de enfermedades del sistema respiratorio, además de dolores musculares, dolores de cabeza, malestar, paradas de corazón en personas sanas, así como fuerte deterioro de bazo, hígado, riñones, produciendo fallecimientos por insuficiencia respiratoria, insuficiencia renal e insuficiencias cardiacas. Esto ocurre cuando respiramos los chemtrails, armas biológicas (Bio+Armas) de dispersión masiva que se aplican vía aérea, las cuales se denominan Chemtrails, por su capacidad de formarse como “estelas químicas” de larga duración; de ahí el derivativo Chem, de Chemical (químico) y Trail; de vía o estela. Estas “estelas” han sido analizadas por científicos de todo el mundo, quienes afirman que dichas estelas contienen hongos, bacterias, litio, cationes metálicos, carbono, glóbulos rojos disecados, sustancias cristalinas, metales pesados e infinidad de elementos dañinos para el ser humano dependiendo de los propósitos a los que estén dirigidos, ya sea para control mental, cambio climático, creación de una atmosfera de soporte electromagnético, fumigación, etc. Debe señalarse también que estas estelas (polvos de Bario), a menudo son usadas como aspersores aéreos que al entrar en contacto con el aire y los rayos ultravioleta del Sol se fotoionizan para a su vez crear un plasma a base del Aluminio, el Bario produce una gran densidad de plasma de aluminio que a su vez ionizan la atmosfera con colisiones de las partículas, dando como resultado una gran arma en los cielos de partículas de plasma que puede ser controlada por los sistemas de control electromagnético de los cielos y del clima conocidos como HAARP y el sistema GWEN (red de emergencia de ondas terrestres). Los mismos científicos que vienen denunciando esta grave amenaza contra el género humano, sostienen que desde 1996 se viene comprobando el incremento del uso de estas estelas nocivas para la salud, lo que ha incidido directamente en el aumento  del índice de padecimientos y muertes provocadas por enfermedades respiratorias crónico-degenerativas. Las estelas químicas han sido consideradas por la comunidad científica internacional como arma de exterminio de la población humana.  Los objetivos no son sólo exterminar a más de la mitad del planeta, sino que se pretenden drogar a la población para que esté sometida y tranquila con los Chemtrails. Del mismo modo, se pretende controlar la metereología como arma militar. Los Chemtrails son proyectos relacionados con la modificación del clima, experimentos de guerra biológica relacionados con patógenos producidos en laboratorio, también las estelas en forma de “X” que vemos en el cielo son marcas que dejan los pilotos para que puedan ser visualizadas desde los satélites para hacer un seguimiento de la evolución de la dispersión de las estelas químicas. ¿Será por esta razón que en su resolución del 28 de enero de 1999 sobre Medio ambiente, Seguridad y Política Exterior (A4-0005/1999), el Parlamento Europeo denunció que el Programa HAARP manipulaba el medio ambiente con fines militares y solicitaba que HAARP, puesto que representaba un problema de envergadura mundial (Apartado 24), fuese objeto de una evaluación por parte del grupo encargado de evaluar las opciones científicas y tecnológicas (STOA) en lo que se refería a sus repercusiones y riesgos sobre el medio ambiente local y mundial y sobre la salud pública en general. En esa misma resolución del Parlamento Europeo, se pedía que se firmara un convenio internacional para la prohibición mundial de cualquier tipo de desarrollo y despliegue de armas que puedan permitir cualquier forma de manipulación de los seres humanos. Lamentablemente, más de una década después, HAARP sigue operando, cambiando el clima y presuntamente controlando la mente de los seres humanos.
Nos estamos refiriendo al arma final indiscutible o al arma del Día del Juicio Final,  a la que su propio creador Bernard Eastlund reconoció como la que puede cambiar también todo el clima del planeta Tierra, si operase al 100% de su potencia, la cual podría crear anomalías climatológicas sobre ambos hemisferios con el peligro que conllevaría tal actuación, pues tiene la capacidad de desarrollar terremotos, inundaciones, sequías, huracanes y otros tantos desastres.  ¿Serán mera casualidad algunos de los terribles fenómenos que ha vivido nuestro planeta en estos últimos tiempos? La comunidad científica internacional ya ha alertado acerca del gran peligro de dicho proyecto en manos militares por lo que es preciso no perder de vista este enigmático proyecto que de momento es muy desconocido por parte de la mayoría de personas en el mundo.  De hecho, ya hay científicos que vinculan a HAARP con muchos fenómenos ocurridos en la Tierra en estos últimos años. Alaska es el estado más septentrional de los Estados Unidos. En su región geográfica se encuentra el pequeño poblado de Gakona con una población de escasos 250 habitantes y un paisaje rústico. Se trata de un pueblo olvidado y normalmente sin importancia como tantos otros en el mundo, por lo que se deduce que para los “estrategas” militares y políticos resultaba el sitio perfecto para desarrollar, con toda tranquilidad, el arma militar más poderosa jamás construida por el hombre. Bombardeos ionosféricos: ¿Es realmente el programa HAARP el arma del Día de Juicio Final?  La historia nos ha enseñado que a veces las cosas en las que no creemos terminan siendo verdaderas. “Detrás de cada sospecha hay un vestigio de verdad”. Si todo lo planteado respecto a HAARP no fuese cierto ¿Por qué un experimento presuntamente científico y cuya finalidad es conocer más del plasma es realizado en conjunto bajo el mayor misterio por parte de la Fuerza Aérea y la Armada de los Estados Unidos? y, asumiendo que lo que el gobierno proclama fuese cierto, ¿Qué tan inofensivo es en verdad HAARP para el medio ambiente? Su magnitud puede ser mucho menor que la que la ionosfera recibe de parte del Sol, pero ¿sabemos con certeza las consecuencias?, ¿La capa de Ozono se ha ido destruyendo por las insignificantes emisiones de pequeños aerosoles?, ¿El calentamiento global es el resultado de las pequeñas emisiones de los automóviles?  Es de imperiosa necesidad que nos familiaricemos cada vez más con las siglas HAARP e ir siguiendo la profusa información que existe sobre este tema en Internet. Lamentablemente, a nivel de los gobiernos de los diversos países y de los medios de comunicación, el tema es aún tabú, ya que de momento casi nadie se atreve a publicar, discutir o analizar este trascendental  tópico a nivel del gran público, mientras que los militares permanecen callados, los meteorólogos no se atreven a tocar el tema y la sociedad civil y las diversas organizaciones ecologistas y defensores del medio ambiente tampoco se pronuncian, actuando todos en forma cobarde o, lo que es peor, en forma cómplice. Para los interesados, en Internet abunda la información respectiva en varios idiomas, la cual puede ser localizada simplemente escribiendo: HAARP.  Por lo pronto, el Programa HAARP ha sido denunciado ante el Tribunal Internacional de La Haya,  por parte de algunos científicos que trabajaron en ese programa.
Uno de esos científicos es el doctor José Delgado, neurocirujano español graduado en 1950 en la Universidad de Madrid y quien se fue a Yale en los años 60 para dedicarse a la investigación de control de frecuencias cerebrales desde el exterior, llegando a ser profesor de la Facultad de Medicina, del departamento de Neurología de la Universidad de Yale. Lo que denuncia el profesor Delgado sobre los experimentos que se realizan en HAARP es impresionantemente tenebroso. Recomendamos a nuestros lectores buscar también sus declaraciones en You Tube, pues este científico es en estos momentos un referente en el estudio de los temas holísticos en el marco de la neuropsiquiatría. “Mediante resonancias electromagnéticas y pulsos de radiofrecuencia, puede interactuarse con determinadas conductas del ser humano, bajo ciertas circunstancias, provocando la subida de los ciclos cerebrales y generando conductas compulsivas de irascibilidad, insatisfacción, agresividad y finalmente, pérdida del control del individuo”.  Por si a alguien le quedaba alguna duda, en este momento los estudios sobre la conducta, la mente, el comportamiento y la frecuencia cerebral son una de las prioridades de la nueva ciencia del siglo XXI. Si nuestros lectores desean saber más acerca de este tema solo tienen que entrar al Link http://www.youtube.com/watch?v=gTSNYJwUvSw&feature=related,  en el que podrán ver videos relativos al tema. También pueden escribir las siglas HAARP en Google y en You Tube, donde hallarán todo tipo de información y videos que tocan el tema relativo al terrorismo apocalíptico, criminal y despiadado contra la humanidad.
Terremotos, erupciones volcánicas, huracanes, inundaciones, ciclones, glaciares, tsunamis, deslizamientos, tifones,  oleajes tempestuosos, tornados, heladas, granizadas, olas de frío o de calor, nevadas, temporales de invierno, avalanchas, derrumbes, aluviones, aludes, tormentas, lluvias de granizo, sequías, tormentas de arena, incendios forestales,  tormentas de nieve y  mareas rojas…“Cuando vienen las desgracias, no llegan como simples soldados sino en batallones”, sentenció el genial dramaturgo inglés William Shakespeare. ¿Nos estará pasando eso a los seres humanos que poblamos actualmente la Tierra?

2 comentarios:

  1. Amado Hermano, ha llegado a mis manos una CANALIZACION de IMPORTANCIA VITAL que es
    Enormemente Sorpendente, hecha por un Amadisimo Maestro Ascendido, sobre una PELICULA que
    pueden ver en esta web

    http://mensajedeluz121.net16.net/

    YO SIENTO que esta Maravilla de Noticia ha de Expandirse entre Todos los Hermanos de la Luz, pues
    es de VITAL IMPORTANCIA para la Evolución de cada uno individualmente, y de TODO EL
    PLANETA en Conjunto.
    Gracias a esa carta, y a esas películas, yo soy un TESTIMONIO VIVO de la Veracidad de las Mismas,
    pues mi TERCER OJO SE HA ABIERTO y ya VEO EL AURA, tengo TELEPATIA con otros Hermanos
    de mi Reunión, ya NO SIENTO DOLOR, ni frio, y ya INVOCO ANGELES. Y si yo, que No era Nada,
    fui así Bendecido por estos 2 presentes del cielo que son esa Carta y esa Película ¿Qué No conseguirán en
    en Hermanos más Evolucionados que yo?
    Por eso te envio la carta CON TODO MI AMOR DE LUZ POR TI, te envio Copia de la Carta del
    Maestro Ascendido (esta en la web), y de la Película, para que esas Noticias lleguen a tus oidos,
    llenando de Amor tu Corazón, y para que LA LUZ te Inunde abriendo tu Tercer Ojo como hizo en mi, y
    en mis Hermanos de Reunión.
    Lee la carta Primero, y luego ve la Película con tu Corazón Abierto, y tras hacerlo, ENVIA UNA COPIA
    DE LA CARTA y de la película, a CADA HERMANO de Luz que conozcas, porque EN VERDAD que
    ESTAS SON NOTICIAS DE UNA NUEVA ERA!!!
    Firmado con TODO mi Amor hacia tí,
    de tu Hermano de Luz Pedro

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar