¿Quién hundió al Titanic? - Parte final

¿Código de honor  o de deshonor?: Charles Lightoller, segundo oficial del Titanic, el único oficial sobreviviente que estuvo en la reunión final de los navegantes a cargo del ese buque, después del enorme percance decidió ocultar por muchos años lo que sabía, pues, de acuerdo a sucódigo de honor”, estimó que su obligación era proteger a su empleador, la White Star Line, por lo que su familia, acompañándolo en su decisión, también mantuvo en secreto lo que él sabía sobre el hundimiento, “ya que su reputación estaba en juego”. Así lo revela también Louise Patten en su libro: Mi abuelo murió antes de que yo naciera, pero mi abuela Patten, su viuda, con la que viví varios años, me contó todo lo sucedido.   En la serie de errores, fallas e injusticias que se cometieron en la corta vida del Titanic, éste naufragó sin la llave que abría el armario donde se guardaban los binoculares, instrumentos claves en la detección de obstáculos o peligros durante la navegación. Desafortunadamente para sus víctimas mortales, el responsable de la llave, el segundo oficial David Blair, fue relevado de la tripulación por un cambio de mando a última hora y olvidó entregar la llave a su sustituto, Charles Lightoller, mi abuelo,  quien lo substituyó. Blair se quedó en tierra con la llave en el bolsillo.  De este modo, Blair salvó su vida pero – por un olvido fatal – fue uno de los causantes de las muertes que ocurrieron, ya que la llave que olvidó en sus bolsillos abría los compartimentos ubicados en los puestos de observación donde se encontraban, entre otros objetos los binoculares a ser usados por parte de los vigías de a bordo, de manera que no entregó la llave a Charles Lightholler, el oficial que lo sustituyó y debido al olvido, los vigías no pudieron utilizar los prismáticos destinados a facilitar su labor de vigilancia. Fue así como tardíamente, a eso de las 23:45 horas de la noche del 14 de abril de 1912 fue cuando los vigías del Titanic pudieron llegar a ver un enorme iceberg hacia el que la nave se dirigía irremediablemente. Luego, debido a su gran tamaño y peso, el Titanic no pudo virar a tiempo y pasó rozando el iceberg. Tiempo después del naufragio las investigaciones llevadas a cabo dieron como resultado que de haber usado los binoculares los vigías hubiesen podido alertar acerca de la presencia del iceberg con antelación suficiente como para hacer virar la nave de forma segura y sin hubiese podido evitarse la tragedia. Sin los binoculares, los vigías sólo dependían de su vista.  El vigía Fred Fleet, uno de los supervivientes del desastre, declaró ante una comisión estadounidense que investigó la tragedia: De haber dispuesto de los binoculares, la tripulación pudo haber divisado a tiempo la masa de hielo y así se habrían evitado muchas muertes. El error costó la vida de 1.495 personas”.

Para muchos, la tragedia de “el barco de los sueños” fue la venganza de la naturaleza contra la prepotencia y la soberbia humana que hacían pensar a algunas personas que la industria podía vencer lo invencible, incluso, al mismo Dios. Vale destacar también que a pesar de la gran difusión que a lo largo del tiempo ha tenido esta tragedia, poco se ha dicho acerca de los litigios y las acusaciones que siguieron a su fatal desenlace. En aquel tiempo los diarios emitían opinión insistiendo en que el accidente pudo evitarse, por lo que con frecuencia se leían titulares como: “¿Y si el Titanic hubiera viajado a menor velocidad?”, “¿Y si la nave hubiera tomado la ruta del sur, evitando los témpanos de hielo?”, ¿Y si el iceberg hubiera sido avistado con la ayuda de binoculares?”, “¿Y si la orden de abandonar el barco hubiera procedido con rapidez?”, “¿Y si el Californian no hubiera ignorado las llamadas de auxilio y las luces de bengala del Titanic?”, etc.  En el Titanic viajaban grandes fortunas (dinero, valores, joyas y demás objetos de gran valor) que llevaban los pasajeros en sus camarotes o en sus cajas de seguridad. La lujosa nave también portaba objetos artísticos y arqueológicos de gran valor, destinados a ser expuestos en América, entre ellos, una momia egipcia de una sacerdotisa que Lord Canterville trasladaba a Nueva York. Se trataba del cuerpo embalsamado de una pitonisa muy respetada en los tiempos de Amenofis IV, conocido también como Akenatón.  La momia tenía colocado debajo de su cabeza un amuleto con la figura de Osiris y la inscripción: "Despierta de tu postración y la mirada de tus ojos triunfará sobre todo cuanto se haga contra ti". Resulta curioso que la caja de madera donde había sido colocada la momia no fuese ubicada en las bodegas del barco, sitio lógico para guardar este tipo de objeto  o cualquier otro, sino que fue colocada detrás del puente de mando del capitán. ¿Qué razón indujo a ello a las autoridades del barco? ¿Fue Smith víctima de los influjos de la sacerdotisa o de la maldición de los faraones? Quizás algunos lectores consideraran como tonto este planteamiento, pero llama la atención la extraña e inusual actuación del capitán del Titanic ante la catástrofe, cuando él era un marino con gran experiencia y veteranía que además conocía muy bien esas rutas marinas, pero aquel 14 de abril su actuación no pudo ser más extraña, confusa y desacertada: el trazado del rumbo, la excesiva velocidad del navío, su actitud autoritaria ante la petición de botes salvavidas y el retraso con que dio a conocer el plan de salvamento. Todos estos son detalles sumamente desconcertantes..
El resto de esta historia es conocido: El Titanic se fue al abismo y con él arrastró muchas vidas humanas y a su misteriosa pasajera y si realmente hubo algún misterio, éste se hundió también para siempre. Ahora he aquí algo mucho más insólito: a pesar de las diversas  expediciones que se han hecho al lugar donde reposan los restos del famoso buque, nadie encontró la momia. Hoy se sabe que la tragedia pudo haberse evitado si el capitán que pretendía batir el record del cruce del Atlántico hubiera escuchado las advertencias  y ordenado reducir la velocidad. Los extraños acontecimientos arrojaron 1495 muertos. Quince días después de la tragedia cuatro supervivientes de nacionalidad española que fueron trasladados a La Habana, Cuba, dieron a conocer a través de declaraciones emitidas al periódico cubano La discusión, de fecha 29 de abril de 1912, la brutalidad e indolencia del personal del Titanic en cuanto al mal trato que le dispensaron a los pasajeros de Tercera Clase. La angustia y desesperación que pasaron Emilio Pallás, un panadero de 29 años, las hermanas Florentina y Asunción Durán, de 30 y 26 años y Julián Padró, chófer barcelonés de 26 años, quedaron registradas en ese diario. Ellos viajaban en Tercera Clase y a los cuatro les costeó el viaje desde Nueva York a La Habana una compañía naviera norteamericana en el buque Monterrey. He aquí parte del relato: “El domingo 14 de abril, después de la cena, nos retiramos a nuestros respectivos camarotes y cuando ya habíamos conciliado el sueño fuimos despertados por fuertes golpes en cada una de nuestras puertas y voces que gritaban “¡¡Salgan enseguida!! ¡¡Se hunde el barco!!”, ¡¡Se hunde el barco!!”, por lo que salimos corriendo muy asustados a uno de los pasillos en ropa interior y envueltos en sábanas. Aquello era algo horrible pues los pasajeros desesperados luchaban casi a muerte para meterse en los botes salvavidas. Mientras los marineros y empleados, con hachas  y con revólveres,  hacían retroceder a los hombres mientras conducían a las mujeres y a los niños para que se metieran en los botes. En aquella dramática situación la persona que caía al suelo se podía considerar muerta y si lograba levantarse era manando sangre por las numerosos pisotones que recibía”. Padró relató que se dejó deslizar por una de las sogas: - "Llegué a un bote a duras penas pero mi compañero no tuvo la misma suerte ya que fue detenido por un marinero que lo empujó violentamente. Luego, con una rápida maniobra mi compañero logró ganar la baranda y se dejó caer sobre el bote, lo que provocó que se dislocara un pie. La balsa llegó al fin al agua no sin antes recibir a otros pasajeros que caían desde arriba. Nuestra salvación se produjo por un milagro ya que fuimos los últimos en lograr salir del barco que se hundía”.  Las hermanas Durán declararon angustiadas: “No se les permitió subir a todos a los botes salvavidas. A una persona que llegó nadando hasta nuestro bote  le cortaron la mano de un cuchillazo, mientras que a otras las mataron a tiros. Mientras se hundía el Titanic, sus  luces se fueron apagando  poco a poco, hasta que se oyó como una gran explosión. Nunca podremos olvidar los desesperados gritos de aquellos compañeros de viaje que se hundieron con el barco".
Según los sobrevivientes,  “las faltas de escrúpulos, errores imperdonables y la prepotencia e indolencia fueron las causas de esa gran tragedia.   Irónicamente, la propaganda del Titanic se basaba en el lujo, la seguridad y en la velocidad pero, lamentablemente, se olvidaron de la maniobrabilidad”. Entre las tantas leyendas que se tejen sobre el Titanic, existe una que plantea que este no se hundió debido a la colisión con un témpano de hielo, sino que después de esto habría podido seguir su curso tranquilamente hasta Nueva York. “Lo que pasó es que el Titanic se hundió por los agujeros que provocaron cinco artefactos explosivos colocados de modo que explotaran todos por debajo de la línea de flotación y en puntos estratégicos del barco. Si tan solo uno de estos artefactos explosivos hubiera estado situado por encima de la línea de flotación o en otro de los compartimentos en el momento de las explosiones, el Titanic no se habría hundido. Queda averiguar quien lo hizo”. Gracias a las expediciones realizadas, hoy día se sabe que el Titanic trasladaba un cargamento del que poca gente conoció su existencia: lingotes de oro destinados a comprar armamento bélico para la Primera Guerra Mundial. Al respecto, se cree que los espías alemanes que se habían infiltrado en el Reino Unido averiguaron el secreto de la carga del Titanic y decidieron hundirlo para que no se pudiese efectuar dicha negociación.  El Titanic se hundió el 15 de Abril de 1912 a las 2:20 horas de la madrugada. Faltaban dos días para llegar a su destino final (New York). ¿Complot criminal? Autores como Andrew Morton apuntan hacia la teoría de la conspiración contra el hoy tristemente famoso trasatlántico: “Varias pruebas y documentos señalan que el hundimiento del Titanic no se debió al choque contra un iceberg, sino a una explosión. Las conexiones con la conspiración jesuita-illuminati comienzan por el capitán jesuita Edward Smith, que siendo un experto oficial de la marina, actuó como un aprendiz de marinero”. Del mismo modo, los libros de Robin Gardiner y Van der Vet, supuestamente también aportan numerosas pruebas: “Algunos testigos oyeron explosiones y el propio John Pierpoint Morgan (dueño de la naviera White Star Line)  anuló su ticket en el último momento, aduciendo que estaba enfermo y no lo estaba. Existe constancia histórica que Morgan iba a viajar en el Titanic, pero a último momento, antes de zarpar el buque, decidió cancelar el mismo, aduciendo un problema físico. ¿Pero cuál fue el verdadero motivo que le obligó a desistir de embarcarse? Morgan se fue al sur de Francia a pasar unos días y allí se enteró de la tragedia. En el fatal accidente murieron los hombres más ricos de la Tierra y los mayores opositores de la creación de la Reserva Federal“.
En el caso de que lo del atentado fuese incierto ¿entonces cómo es posible que un buque construido de acuerdo con todos los adelantos de la época, “el barco más seguro del mundo”, se hundiese de manera totalmente imprevista en menos de cuatro horas?  Tiempo después, en el juicio que siguió al hundimiento, el estibador de carga y descarga Frank Pretit declaró: “Yo estuve cargando grandes cantidades de lingotes de oro y plata en los amplios departamentos del Titanic”. ¿Sería por esta razón que el Banco de Inglaterra selló por espacio de 100 años los registros de dichos transportes reconvertibles en valor de cambio, como es el caso del oro y la plata? ¿Acaso tomó esa decisión para que no se supiera la naturaleza del cargamento? Los rumores más fuertes que circularon en esa época en torno a este asunto se referían a que esas grandes cantidades de metales preciosos ciertamente correspondían al pago de un gran cargamento de armas que Inglaterra efectuaba a los Estados Unidos de Norteamérica. En esa misma época se planteó la posibilidad de que el Titanic fue torpedeado por un submarino alemán o que en su interior había sido colocada una bomba de gran potencia. Otro hecho extraño es el relativo a que el Titanic estuvo incomunicado desde la tarde del sábado 13 de Abril hasta las 05:00 hs. del domingo 14 de Abril, desde que el aparato de transmisión “se cayó”, hasta que pudo ser reparado, aproximadamente un lapso de 12 horas cruciales. Entre las posibles causas que pueden hacer caer la operatividad de este tipo de equipo se encuentra el sabotaje. ¿Pero es posible pensar que el equipo de transmisión del Titanic hubiese sido saboteado? Si se trató de un sabotaje, es factible que un “agente” de algunas de las compañías rivales de la White Star Line, hubiese subido al buque como un pasajero más, a fin de sabotear el equipo de transmisión porque a sus jefes no les convenía que ciertos “documentos”  o  “mercaderías” llegaran a New York.  La otra posibilidad es que alguien del propio personal del barco hiciera que el buque estuviera incomunicado durante el lapso que estuvo fuera del aire.  Alguna de estas posibilidades pudiera ser válida. Pero, ¿Y cuál sería el objeto de incomunicarlo? Muy simple: evitar que el Titanic estuviera al tanto de dos situaciones históricamente comprobadas: 1. Que para el día 13 de Abril se encontraba navegando mucho más al Norte de lo conveniente, es decir, no al Sur de la barrera de hielo, sino en medio de ella. Y el capitán Smith estaba convencido de navegar al Sur de esa barrera. 2. Las continúas advertencias de la presencia de grandes bloques de hielo (icebergs) a la deriva en el océano desde varios días antes del 14 de Abril. Con lo que, si no hubiese habido silencio de radio en esas 12 horas y hubiera habido avisos de hielo, quizás hubiesen sido tomados más en cuenta, junto con los que se recibieron antes del fatídico choque. El otro tema vital para la seguridad de cualquier barco es poder contar con binoculares. Y, como se sabe,  los dos que había en la cruceta de vigilancia del Titanic desaparecieron misteriosamente o los escondieron y los otros quedaron encerrados debido al “olvido” de un oficial que fue transferido a otro barco y que no entregó la llave a su sustituto. ¿No es todo esto muy extraño? ¡Claro que es extraño y por ello despierta muchas suspicacias! Equipos de primera necesidad para poder cumplir la delicada misión de vigilancia e informar de la presencia de obstáculos como los icebergs, no estaban, no se les podía hallar o los habían escondido. Si esto no es sabotaje ¿de qué otra manera se le puede llamar? Y todo se hace mucho más extraño máxime cuando los ingleses son extremadamente meticulosos en lo que respecta a contar con los equipos necesarios para el correcto cumplimiento de las tareas de seguridad.  ¿Complot criminal? ¿Sabotaje? ¿Autoatentado? ¿Ironías del destino? ¿O maldición satánica?...
A pesar de haber transcurrido ya 99 años de esa tragedia, todavía se desconocen las verdaderas causas que produjeron ese siniestro rodeado de extrañas circunstancias y misteriosas coincidencias, unidas al insólito proceder de su capitán y de algunos pasajeros, así como lo absurdo de su hundimiento; las cuales lo convirtieron en una leyenda negra del mar, circunstancia que aumenta el enigma ya que el lujoso barco estuvo marcado por el infortunio incluso antes de ser construido, como si su nombre aparejase una maldición presentida por muchos, en algunos casos con una asombrosa precisión, efectuada a través de diversas premoniciones o profecías. Después del siniestro se han escrito ríos de tinta y utilizado toneladas de papel en numerosas historias en medios impresos, e incluso se realizaron exitosas películas. Las premoniciones y profecías acerca de este suceso son tan numerosas que el reconocido psiquiatra y parapsicólogo norteamericano Ian Stevenson, de la Universidad de Virginia, estudió e investigó el caso del Titanic. He aquí los  resultados: Hubo 19 casos de personas que antes del naufragio presintieron los hechos con premoniciones, clarividencias y telepatías. Los investigados están relacionados con el Titanic en tres niveles. Los primeros iban a viajar en el barco, otros eran familiares de los viajeros, y otro grupo estaba relacionado remotamente con las víctimas. Otro detalle: la mayoría tuvo la precognición de los hechos mientras dormía, teniendo visiones o sueños de desastres. El doctor Stevenson también constató 7 casos en los que el fenómeno premonición se presentó a horas del naufragio, es decir, cuando aún no habían recibido información alguna. Las premoniciones relacionadas con el Titanic ocurrieron en Inglaterra, Estados Unidos, Canadá y Brasil, dos semanas antes de que el barco zarpara.
Otros casos insólitos demuestran que las premoniciones influyeron en varias de las personas que habían decidido viajar en ese vapor, quienes llevadas por una especie de sexto sentido decidieron no embarcarse a última hora, anulando sus costosas reservaciones. En esos días muchos pasajeros cancelaron sus reservaciones después de soñar con el desastre, por lo que el lujoso barco zarpó con sólo el 58% de su lista de pasajeros; resultando  increíble que el propio dueño de la naviera, John Morgan, quien acostumbraba viajar en todas las travesías inaugurales de sus barcos, se negara a embarcar en la primera travesía que realizaba el estandarte de su compañía, el mejor barco del momento, el Titanic. Otro caso que llama la atención es el de Lord Gird, propietario de la constructora del Titanic, quien se negó a viajar en su mayor obra, cuando solía hacerlo en los barcos que construía. De igual modo, el acaudalado matrimonio Wanderbrigth, cuyo mayordomo y ama de llaves ya estaban a bordo, diez minutos antes de  zarpar decidió no viajar. También resulta una anormal forma de proceder que un experimentado capitán como Smith ordenara bajar los botes con el barco en movimiento. ¿Por qué los radiotelegrafistas del Titanic tardaron 47 minutos en pedir ayuda? ¿Por qué, pese a los 7 avisos de peligro recibidos por los  radiotelegrafistas, la velocidad del Titanic no se redujo nunca? ¿Cómo pudieron desaparecer de un lugar de difícil acceso como la cruceta de vigilancia los binoculares tan necesarios para detectar cualquier peligro? ¿Por qué un experto marino como el primer oficial Murdoch realizó una maniobra suicida invirtiendo la marcha de las hélices en un barco de singulares características? ¿Cómo pudo permanecer el Titanic por espacio de 25 kilómetros en posición avanti un tercio en sus tres telégrafos, después de que su capitán ordenó arriar los botes? ¿A qué razones se debieron las extrañas negaciones a embarcar? ¿Cómo pudo describir un novelista fielmente el hundimiento del Titanic 14 años antes? ¿Por qué el Titanic no fue bautizado como se hace tradicionalmente cuando se inaugura un barco, lo cual era una regla para la empresa naviera White Star?  A todo esto hay que añadirle la aparición de supervivientes como Edith Haisman y el matrimonio Harrigan, quienes no fueron registrados en las listas oficiales de la White Star. ¿Se trataba de terroristas? Este es otro de los misterios del Titanic.
Lamentablemente, las respuestas  yacen en el fondo del mar, por lo que jamás podrá conocerse la verdad. Del mismo modo, en el fondo del mar yacen los restos que hasta hora quedan de aquel fabuloso barco que, en aquella época, muchos creyeron que “ni Dios ni el Papa pueden hundir al Titanic”…

3 comentarios:

  1. TERCERA PARTE DEL COMENTARIO

    Se habla también de la avería que se había producido en la radio. Es cierto que la radio sufrió una avería que la mantuvo varias horas inoperativa. Pero eso no impidió que llegasen al capitán los avisos sobre hielo, ya que estos habían llegado desde días anteriores y se habían pasado a puente. El capitán tenía perfecta constancia de aquella circunstancia. Resulta descabellado pensar que esa avería tuviese algo que ver con ningún sabotaje.

    Es falso también que el capitán Smith no hubiese tomado la derrota del sur. Si que lo había hecho, sólo que ese año se había producido un invierno templado que hacía que hubiese icebergs en coordenadas mucho más al sur de lo habitual.

    Se da a entender en el artículo que del 100% sólo embarca el 58% por anulaciones de pasaje. No es así. Es cierto que hubieron anulaciones, pero también es verdad que sólo se habían vendido (por suerte) en torno a algo más de la mitad de las plazas disponibles en el barco. Si es cierto, sin embargo, que hubieron premoniciones acerca del naufragio, y que incluso algunos pasajeros decidieron no embarcar justo a última hora, cuando sus equipajes se hallaban ya en el Titanic.

    No hay ninguna constancia de que hubiese grandes cantidades de oro ni otros tesoros a bordo. Y por supuesto, no es verdad tampoco que viajase una momia a bordo. Es una leyenda que se gestó después del naufragio.

    Se suele hablar de los grandes secretos que se llevó el Titanic. Lo cierto es que en torno al hundimiento del Titanic no existe ningún secreto. Este naufragio ha sido el más investigado, mucho más que cualquier otro, por lo que se sabe prácticamente todo acerca del mismo. Lo que sucede es que cualquier cosa que se diga sobre el Titanic genera mucha expectación, y por consiguiente dinero. Eso hace que a las tradicionales leyendas sobre el barco se sumen, cada cierto tiempo, otras nuevas a cual más descabellada y absurda.

    Concluyendo, las teorías conspiranoicas del Titanic no son más que bulos, muchos de ellos con ánimo de lucro (no lo digo por este blog). El hundimiento del Titanic se debió básicamente a la incompetencia de su capitán, que mantuvo al barco navegando a toda máquina en un mar lleno de icebergs, desoyendo los mensajes que le habían prevenido de esta circunstancia.

    ResponderEliminar
  2. SEGUNDA PARTE DEL COMENTARIO

    Esto dio pie a que se formulase la teoría del choque frontal, argumentando que de haber dejado que el barco se empotrase de frente contra el hielo, tan sólo se hubiesen visto afectados uno o dos compartimentos, y por lo tanto, no se hubiese hundido. Sin embargo, esto es totalmente falso según lo alegado por el ingeniero que diseñó el Titanic, Edward Wilding en la comisión de investigación inglesa. Dijo que de haber chocado frontalmente las consecuencias hubieran sido peores, ya que los treinta primeros metros del buque hubieran sido reducidos a chatarra, pereciendo muchas de las personas que allí se encontraban durmiendo, entre ellos, una tercera parte de la tripulación, lo que hubiese sido fatal de cara a la evacuación del navío. Y por supuesto, resulta casi imposible concebir que el barco se hubiese mantenido a flote con semejantes daños. Por otro lado, hubiese cundido el pánico desde el minuto uno, lo que también hubiera sido contraproducente. Tengamos en cuenta que en el Titanic el pánico no estalla hasta los momentos finales, lo cual fue muy positivo de cara a que se llevase a cabo una evacuación ordenada y por consiguiente que no hubiesen más víctimas de las que hubo.
    También es rotundamente falso que el barco continuase avanzando después de la colisión, y mucho menos que los botes fuesen arriados con el buque en marcha. Nada más producirse el accidente, lo primero que se hizo fue parar las máquinas propulsoras y liberar el vapor de las calderas para evitar que estas explotasen por estrés térmico al contacto con el agua fría de la inundación.
    Y hablando de explosiones, se habla en el artículo de supuestas explosiones oídas por testigos. Probablemente esos sonidos de explosiones se debieron a los tremendos ruidos que acompañaron al naufragio. Tengamos en cuenta la enorme presión que tuvo que soportar el casco al elevarse de popa sobre las aguas. Eso hizo que los hierros y planchas que conformaban aquella estructura se retorciesen y desgajasen. La fuerza fue tan brutal que seccionó los enormes motores (los cuales tenían la altura de un edificio de tres plantas). Hoy sabemos que la rotura del casco se produjo de forma progresiva, es decir, en lugar de la rotura repentina que suele verse en las películas recientes, el casco se vino hendiendo o resquebrajándose de forma gradual, generando unos sonidos escalofriantes que estremecieron a los testigos.
    Con respecto a un posible sabotaje, no hay nada que fundamente esta teoría. Es cierto que ni Lord Pirrie ni J.P. Morgan embarcaron, pero si lo hicieron Bruce Ismay, presidente de la White Star y Thomas Andrews, jefe del departamento de diseño de Harland & Wolf y sobrino de Pirrie, por lo que no resulta lógico pensar que estando los primeros prevenidos de un posible sabotaje, no lo estuviesen los segundos. Además, resulta muy poco creíble que teniendo sospechas de un sabotaje permitiesen zarpar al Titanic, sobre todo cuando tenían la excusa perfecta para retrasar la partida. Recordemos que en aquellos días, no había suministros de carbón debido a una huelga de los mineros, y que la White Star decidió el traspaso de combustible de otros barcos de la compañía que estaban atracados, haciendo posible así que el Titanic zarpase en la fecha prevista. El hundimiento del Titanic supuso un enorme daño económico y de prestigio para la White Star, un daño del que ya nunca terminaría de recuperarse. Por ello resulta totalmente absurdo que lo dejasen zarpar si sabían de un posible sabotaje.

    ResponderEliminar
  3. PRIMERA PARTE DEL COMENTARIO

    Las historias que se cuentan alrededor del Titanic son muy interesantes. Muy buenas para pasar el rato, pero sólo para eso, pasar el rato, pues en realidad no son más que leyendas sin ningún tipo de fundamento.
    Recientemente he realizado una investigación sobre el hundimiento del Titanic, por lo que conozco medianamente bien la historia, y he de decir que el artículo aquí publicado tiene muchos errores e imprecisiones, tantos que no sé si tendré tiempo para rebatirlos todos. Por lo pronto necesitaré dos comentarios.
    En primer lugar, se dice machaconamente que el Titanic impactó con el iceberg por que los serviolas no llevaban binoculares. Pues bien, la cuestión de los prismáticos es totalmente irrelevante, pues unos binoculares en una noche oscura no sirven absolutamente para nada. Es más, hubiesen sido contraproducentes, ya que cualquier dispositivo óptico absorbe luz, por lo que la visibilidad hubiese sido aún menor. En una noche oscura como aquella (no había luna), la única manera de divisar icebergs era a través de las olas que rompen en su base (cosa difícil, ya que el mar aquella noche estaba inusualmente tranquilo) y a través de la luz de las estrellas reflejadas sobre el hielo.
    Se dice que el capitán Smith iba rápido porque pretendía batir el récord de velocidad. Esto es totalmente falso. El Titanic no estaba capacitado para batir el récord de velocidad. A toda máquina no podía pasar de los 23 nudos. En aquel momento, los buques más veloces eran el Lusitania y el Mauretania, pertenecientes a la naviera rival Cunard, los cuales podían desarrollar velocidades de hasta 27 nudos. El Mauretania ostentaba el récord de velocidad del Atlántico.
    Otra de las grandes falsedades sobre el Titanic es la de que la maniobra realizada por el primer oficial Murdoch sería la culpable del hundimiento del navío. En realidad lo que Murdoch ordena es del todo correcto, no hay nada que reprocharle. Básicamente Murdoch ordena contramarcha, es decir, marcha atrás, para frenar la inercia del buque. Ordena asimismo poner la caña del timón a estribor para que el barco cayese a babor y esquivar así el hielo. Por último, ordena el cierre de las puertas estancas. Las órdenes, como digo, son totalmente acertadas, lo que pasa es que a nivel popular a prevalecido la teoría de que el barco debería haber chocado frontalmente en lugar de lateralmente como lo hizo. Tal como muchos sabemos, el Titanic, a lo largo del casco, estaba dividido en compartimentos estancos destinados a aislar las vías de agua que pudieran producirse. Estos compartimentos eran la garantía de flotabilidad del Titanic, ya que allí donde se produjese una vía de agua, cerrando las puertas estancas se podía evitar que la inundación penetrase en el resto del barco. El Titanic estaba diseñado para mantenerse a flote, se dice que con los primeros cuatro compartimentos inundados. La decisión que toma Murdoch (esquivar el iceberg) hizo que el Titanic pasase rozando el hielo, lo que abrió una serie de grietas a lo largo del casco que produjeron la inundación de, en un principio, los cinco primeros compartimentos (es decir, más de lo que teóricamente podía soportar el barco).

    ResponderEliminar